¿Te resulta imposible mantener un patrón de sueño regular?

Guillem Bataller

Psicólogo especialista insomnio

¿Cuándo deberías dormir?


Tu cuerpo tiene sus propias rutinas y costumbres, así que cuando cambias constantemente tu hora de dormir, solo empeoras la situación de falta de sueño. Para quienes sufren de insomnio, una de las principales razones por las que su reloj biológico se desajusta es precisamente por acostarse y levantarse a diferentes horas o echarse largas siestas durante el día. Cuando te quedas dormido más allá de tu hora habitual de levantarte, tu cuerpo intenta adaptarse a este nuevo horario, desajustando el ciclo para la noche siguiente. Por eso las noches del domingo pueden ser tan complicadas para muchos, ya que básicamente has retrasado tu reloj biológico a una hora más tardía.

El horario para dormir

Ahora que ya sabes por cuánto tiempo dormir ( clica para ir al artículo donde te explico cuánto tiempo dormir), intenta incorporar algo de rutina a tu sueño:

Mantén la regularidad


Es importante que te mantengas constante en tus horarios. Elige una hora para dormir que puedas cumplir, incluso los fines de semana. Cuanto más fiel seas a este horario, más estable estará tu reloj biológico.

 

Mantén la flexibilidad

Es importante mantener cierta flexibilidad en tu horario. Permítete pequeñas variaciones en tus horas de sueño establecidas, como unos 30 minutos más tarde o más temprano. Esto puede parecer contradictorio con el consejo anterior, pero en realidad es lo que hacen las personas que duermen bien de manera natural. Si eres demasiado rígido, puedes aumentar la frustración y la ansiedad relacionadas con el sueño, lo que solo empeora el insomnio. Ser flexible también significa estar abierto a levantarte más temprano o más tarde de vez en cuando, ya sea para tomar un vuelo matutino o para pasar tiempo con amigos.

 

Hazlo compatible con el resto de tu vida

Por ejemplo, fijar la hora para levantarte a las 8 de la mañana no funcionará si tienes que despertarte más temprano para llevar a tus hijos a la escuela. Parece todo muy obvio, pero cuando estás privado de sueño es fácil crear patrones poco realistas.

 

Escucha a tu cuerpo

Es crucial escuchar a tu cuerpo. Tu horario de sueño está influenciado por tu genética, lo que significa que puedes ser una persona nocturna o matutina. Es importante ajustarte a esto, ya que no tiene sentido intentar acostarte a las 22h si siempre te has sentido despierto y alerta hasta la medianoche.

 

Levántate en hora

Si te quedas despierto hasta tarde después de una salida nocturna, puedes evitar que tu reloj biológico se desajuste levantándote a tu hora habitual. Puede sonar un poco loco, pero esto impide que tu reloj biológico se adelante demasiado, lo que aumenta las posibilidades de que puedas dormir mejor la noche siguiente. Si las mañanas son difíciles para ti, es útil planificar con anticipación. Pon la alarma, ve directo a la ducha, y prepárate la ropa y el desayuno con antelación.

 

Cuidar de tu sueño es esencial para tu bienestar general. Mantener una rutina regular, ser flexible cuando sea necesario y escuchar a tu cuerpo son pasos clave para mejorar la calidad de tu descanso. Cada pequeño ajuste puede marcar la diferencia en cómo te sientes durante el día. Así que ¡anímate a tomar medidas para dormir mejor y experimenta sus beneficios!

Para poner en práctica lo que has aprendido, te invito a llevar un registro de tu sueño durante dos semanas. Anota la hora a la que te acuestas, la hora a la que te levantas, y cómo te sientes al despertar. Luego, reflexiona sobre tus hábitos de sueño y busca patrones o áreas de mejora. Intenta realizar cualquier cambio que decidas durante al menos dos semanas para observar sus efectos en tu calidad de sueño y bienestar general.

Si quieres que te ayude a conciliar el sueño de manera adecuada, mantener un patrón de sueño regular y eliminar el impacto negativo en tu calidad de vida y bienestar general, te animo a que te pongas en contacto conmigo.

Guillem Bataller

Psicólogo especialista insomnio