Coronavirus- Dormir bien para reforzar el sistema inmune

Coronavirus- Dormir bien para reforzar el sistema inmune

La aparición del coronavirus (COVID-19)  ha cambiado la vida de todas las personas alrededor del mundo. Se producen cambios muy rápido y nunca antes había habido tanta incertidumbre en nuestras vidas. Todo esto hace que cobre más importancia que hagamos todo lo posible para reforzar nuestro sistema inmune. Una de las mejores formas de conseguirlo, es asegurarnos de tener un descanso de calidad cada noche. 

Nuestro sistema inmunológico está diseñado para combatir enfermedades y virus. Al tener un sueño de calidad, ayudamos a fortalecer aún más nuestro sistema inmunológico. Los investigadores han demostrado que dormir de 7 a 8 horas por noche mejora la función de las células T, un tipo de glóbulo blanco que ataca y mata patógenos, es decir, virus, bacterias y otros microorganismos que pueden causar enfermedades. Esto incluye enfermedades como la gripe, el VIH o incluso el cáncer, por lo que es importante asegurarse de dormir lo suficiente incluso cuando no estamos en medio de una pandemia.

Además, el sueño también juega un papel importante en la producción de una proteína llamada “citoquina”, que es necesaria para que nuestro sistema inmunológico se comunique rápidamente con diferentes células, asegurando la respuesta oportuna de nuestro cuerpo a los invasores dañinos.

Durante momentos difíciles como el que estamos experimentando actualmente, dormir bien puede parecer difícil de conseguir, aunque sea más importante que nunca. Sin embargo, siguiendo unos sencillos pasos puedes darle a tu cuerpo exactamente lo que necesita: ¡dormir y un sistema inmunológico en plena forma!

A continuación exploramos algunas formas de apoyar tu sueño, tu salud y tu sistema inmunológico:

 

 

Mantener horarios regulares

La regularidad de nuestro reloj biológico interno es un determinante importante de nuestra salud que afecta, entre otras cosas, la calidad de nuestro sueño y a nuestro sistema inmunológico. El simple hecho de acostarnos y levantarnos a la misma hora todos los días, incluso los fines de semana, ayuda a mantener nuestro ritmo circadiano a hora, promoviendo un mejor sueño y una mejor inmunidad.  

 

 

Desactiva tus pensamientos negativos

Durante estos tiempos difíciles, la falta de familiaridad con la situación hace que sea fácil que nuestros pensamientos negativos se conviertan en pánico y terror abrumadores. Este estrés afecta tanto a nuestro sueño como a nuestra inmunidad. Por tanto, es importante aprender a manejar esos pensamientos negativos. Puedes hacerlo cambiando la forma en que piensas y sientes acerca de tus propios pensamientos en lugar de luchar para deshacerte de ellos.

Puedes hacer esto en 3 pasos:

  • Identifica los pensamientos estresantes que suelen aparecer y etiquetalos, por ejemplo, “Virus”, “Incertidumbre” o “Trabajo”.
  • Luego, cuando notes que los pensamientos llegan a tu mente, descríbelos diciendo:   “Estoy notando que mi mente me está trayendo los pensamientos del ‘Virus’ nuevamente”.
  • Agrega un elemento juguetón a tu respuesta anterior para que tus pensamientos parezcan aún menos amenazadores, como “Gracias mente por estos pensamientos, ¡no los veía hace tiempo!”. Esto ayudará a desactivar el poder que tus pensamientos tienen sobre ti y te permitirá volver a vivir tu vida nuevamente en lugar de sentirte abrumado por ellos. 

 

 

Lleva un estilo de vida saludable

Cuando te enfrentas a momentos estresantes, es fácil caer en malos hábitos, como beber demasiada cafeína, alcohol o fumar, para ayudarte a sobrellevar el estrés. Pero estos hábitos no sólo perturban tu sueño, sino que también reducen tu inmunidad. Aquí hay algunas pautas simples que puedes seguir: 

  • Cafeína: no tomes más de 2-3 bebidas con cafeína y cambia a opciones a base de hierbas o descafeinado a partir del mediodía.
  • Alcohol: limita el consumo de alcohol y evite beber 3 horas antes de acostarte.
  • Fumar / Vapear: Trata de dejar al menos 4 horas entre fumar y dormir.

Si necesitas ayuda para controlar el estrés y conseguir un sueño reparador,  te recomiendo que contactes conmigo para hablar sobre las posibles opciones para recuperar tu sueño natural.